Consejos Terapéuticos

¿Con qué frecuencia se puede tomar comida rápida?

seamless fast food pattern

La comida rápida en muchos casos está sustituyendo a la comida tradicional, lo cual es bastante grave puesto que engorda demasiado y no contiene nutrientes de calidad.

En España, uno de los países donde mejor se come gracias a la dieta mediterránea, la comida rápida o fast food continúa ganando adeptos, especialmente por sus bajos precios y fácil acceso, por eso es una de las favoritas de los niños y de los adolescentes.

Lo ideal sería acudir como mucho un día a la semana a este tipo de locales. Hay que señalar que para preparar estas comidas se utilizan grasas saturadas, las más perjudiciales, así como un exceso de azúcares y sal. Además las raciones son bastante grandes, por lo que es más fácil que ganemos peso.

En muchos de estos locales encontraremos carteles donde nos informan de las calorías de los productos que ofrecen. Por ello conviene leerlos para así elegir las opciones menos calóricas y más saludables, como una ensalada aliñada con aceite de oliva, un sándwich de pavo o una pizza con poco queso y muchas verduras, la cual deberíamos compartir. En cuanto al postre, mejor no probarlo, al menos, y no suele ser lo habitual, que dispongan de fruta fresca.

Si no podemos resistirnos a una hamburguesa, debemos elegir la más pequeña y sin queso, salsas o beicon, muy grasos. Como acompañamiento debemos evitar las patatas fritas, ya que las preparan con aceites muy ricos en grasas saturadas.

Una buena idea es preparar nosotros mismos este tipo de comida en casa utilizando ingredientes de calidad, como pan integral, carne de ternera para hacer unas hamburguesas y patatas asadas en vez de fritas. También es posible preparar una pizza en casa con jamón serrano, setas y tomate, riquísima y bastante más saludable. De postre un batido de frutas o un helado de yogur son perfectos.