Consejos Terapéuticos

Consejos y dieta para adolescentes con poco tiempo

young businessman with laptop eating hamburger

La adolescencia es un momento crítico para aprender a establecer hábitos alimenticios saludables. Los adolescentes suelen tener tendencia a adquirir y asentar hábitos de alimentación centrados fundamentalmente en la comodidad más que en la correcta la nutrición. ¿Se puede luchar contra eso? ¿Cómo hacerlo?

¿Por dónde empezar?

Con un poco de planificación en la elección de alimentos y orientación en la diversidad de su dieta, los adolescentes pueden establecer buenos hábitos para asegurarse de no correr riesgos innecesarios como anorexia, bulimia u obesidad.

Es importante comenzar por el hecho de que tomen conciencia de que su  alimentación saludable es una prioridad para toda la vida. Así las cosas veamos algunas sugerencias prácticas para que “tengo poco tiempo” deje de ser un argumento válido para no comer bien.

Desayuno

El desayuno es esencial para preparar al cuerpo de un día ajetreado. Las opciones deben incluir proteínas, carbohidratos y algo de grasa. Opciones incluyen pan integral tostado con quesos desnatados, algún jamón bajo en grasas e incluso algún huevo duro. Alternativas o complemento pueden ser algún yogur bajo en grasa cubierto con rebanadas de almendras y bayas. No es lo ideal pero ante la falta de tiempo puede tomar una pieza de fruta, algunas nueces y algún zumo o yogur envasado mientras camina hacia la puerta.

Almuerzo

Haz esta lista mental para el almuerzo: cereales, proteínas, frutas y verduras y un producto lácteo. Asegúrate de tener esto en casa y de prepararle un paquete de estos elementos en su mochila, aún si tu hijo o hija son universitarios ya, es decir están pisando los últimos tramos de la adolescencia.

Completa esta lista con alguna cosilla más por si el día es largo: pueden ser  galletas integrales, o aperitivos naturales como semillas tostadas o frutas desecadas.

Si no tiene problemas de alergia alimentaria, no estás limitado: todo dependerá de sus rutinas escolares y deportivas cada día, incluso te invito a analizar los diferentes días de la semana en función de sus actividades extraescolares, reforzando lo sano aquellos días en que hacen más deporte, por ejemplo con algún plátano que será fuente de buena energía y potasio.

Merienda y cena ya son más fáciles de controlar para ti y su calidad no depende del tiempo que tenga el adolescente. Si va cumpliendo con este plan de buena alimentación…  ¿qué te parece si lo premias con un rico postre? te sugiero esta receta de arroz con leche al chocolate, muy sano, nutritivo y simplemente ¡delicioso!