Consejos Terapéuticos

Consejos de alimentación para personas que trabajan de noche

Airport check in counter

Alguna vez nos puede pasar: nosotros, o un miembro de nuestra familia comienza a trabajar de noche y hay que ayudar al organismo en esa adaptación donde dos rutinas claves cambian rotundamente: el sueño y la alimentación. Mi hijo comenzó a trabajar de noche hace pocos días, por lo que me propuse informarme al respecto y -como siempre- aquí estoy compartiendo el resultado de mis consultas en lo relativo a la nutrición.

¿Qué se adapta a qué?

Es fácil: lo que se puede cambiar se adapta a lo que no se puede cambiar, por lo tanto hay que ajustar el tipo y “peso” nutricional de las comidas al horario del trabajador, quien más allá de desajustes tiene claro cuál es el lapso de horas en el que duerme más tiempo y ese será el punto de partida, equivalente a la noche de quienes tenemos horarios de vida y trabajos diurnos.

A pesar de ello, comer sano cuando todo el ciclo horario se pone de cabeza es algo difícil. Para mantener una dieta nutritiva, es vital entonces ajustar su rutina de comida alrededor de ese horario lo cual no quiere decir dedicar menos tiempo a comer. Es importante evitar tentarse con los puestos de comida rápida (desafortunadamente siempre a mano de las circunstancias y establecimientos donde se desempeñan estos trabajadores, léase aeropuertos y hospitales entre otros) y otro consejo de oro es saltarse las comidas. Para evitar el bombeo en las calorías vacías, lo más recomendable es planificar y pedir ayuda en la familia: que nos esperen en casa con una comida sana o que nos ayuden poniendo en nuestras manos un sándwich sano y un zumo de frutas antes de salir de casa.

  Más consejos nutricionales pra trabajadores nocturnos

  •  No comas una comida grande justo al final de tu turno. Pronto iniciarás tu ciclo más largo de sueño y sentirás una piedra en el estómago al tratar de dormir, lo que te traerá problemas como de digestión y un sueño interrumpido (que es precisamente lo que no necesitas). Tu cuerpo tendrá dificultades para quemar esas calorías adicionales y pueden convertirse en grasa.
  • Bebe mucha agua durante todo tu turno. La deshidratación puede causar calambres y dolores de cabeza, que pueden hacer ese cambio muy desagradable.
  • Lo ideal es que el tiempo de tus comidas principales y de otras actividades como deporte y estudio coincidan  con tu “día”. De este modo, cumplirás con algo que suele ser muy difícil para quienes tenemos horarios más “normales”: siempre se nos dice que el desayuno es la comida más importante del día y la mayoría de nosotros no pasamos del café y la tostada. Para ti será más fácil: luego de tu bloque importante de horas de sueño, preparemos nuestro desayuno saludable. Te levantarás por ejemplo a las 14 o 15 horas y lo que puede parecer un almuerzo tardío será para ti un desayuno, en el que recomiendo incluir abundante proteína y fibras.
  • Vin

    Un blog de alimentos (o de lo que sea) en el que solo se cuelgan noticias y noticias haciendo caso omiso de los comentarios de los lectores pierde mucha calidad. Es una sugerencia no una critica.