Consejos Terapéuticos

Consejos para padres de niños obesos

consejos padres niños obesos

Lo primero es lo primero, y todo comienza por promover buenos hábitos en la alimentación de tu hijo; independientemente de la edad del niño esto es siempre necesario aunque claro: será más sencillo cuanto más pequeño sea.

Difícil pero no imposible…

El campo de acción que está a tu entero dominio es el hogar. Si el niño es pequeño, podrás controlar absolutamente todo; si está escolarizado ya, será importante comenzar por un diálogo con él o ella, para que tome conciencia de que no es un “sacrificio” gratuito, sino con el propósito de controlar un problema importante antes de que se agrave.

La obesidad, llega a definirse por algunos especialistas como una enfermedad en sí misma, porque ella es el fermento perfecto para que se manifiesten algunas de las más complejas como diabetes o problemas cardiovasculares, siendo en la mayoría de los casos cuadros irreversibles.

Algunas ideas concretas para poner en marcha

  • Un buen principio es comenzar a prestar atención a los alimentos envasados y  congelados; las etiquetas de la mayoría de ellos revelan niveles calóricos u otros factores que atentan contra nuestro propósito. En general, se recomienda evitar los alimentos envasados ​​en lata, ya que están llenos de sodio, azúcar y en algunos casos de conservantes.
  • Asegúrate que tus hijos están comiendo muchas frutas y verduras. Si las frutas son más fáciles comienza por allí. Poco a poco podrás ir incorporando verduras en salsas o como parte de algunas preparaciones que al pequeño le gusten mucho. Por ejemplo, yo habitualmente no compro hamburguesas envasadas y congeladas; las preparo en mi hogar, caseras con carne molida desgrasada y por allí escondida agrego zanahoria rallada y semillas de Chía molidas. Ambos ingredientes pasan totalmente desapercibidos y son sanos e importante para una dieta adecuada en estos casos.