Consejos Terapéuticos

Consejos para una celebración en casa

Depositphotos_37140821_original

Muchas veces tenemos algún tipo de celebración en casa, como es el caso de cumpleaños, comuniones o alguna fiesta en la que coinciden niños y adultos, por lo que es aconsejable que preparemos antes la comida para disfrutar al máximo.

Una buena opción, si no tenemos tiempo para organizar todo, es contratar un servicio de catering en Sant Cugat, donde nos traen a casa comida de alta calidad para fiestas infantiles, comuniones y cualquier otro tipo de celebración.

Si al final decidimos elaborar nosotros mismos los platos lo mejor es ir comprando poco a poco los alimentos y congelarlos. Para última hora podemos dejar los alimentos como el pan o las tartas, aunque estos también se pueden mantener en el congelador.

Menú para los niños

Si organizamos una fiesta infantil conviene servir primero los alimentos salados. Es mejor reservar el dulce para el final porque si no los niños no probarán el resto de la comida. Por eso podemos hacer sándwiches con formas divertidas y no muy grandes rellenos de jamón, paté o queso. También podemos servir croquetas de jamón o pollo y tortilla de patatas cortada a cuadraditos, así como pequeñas hamburguesas o pizzas a las que les añadiremos tomate y otras verduras para que sean más completas a nivel nutricional.

Cuando veamos que han acabado con los alimentos salados serviremos los dulces. Una buena idea, siempre que los niños no sean muy pequeños, es servir pedacitos de fruta en palillos y poner en un recipiente chocolate líquido para que puedan mojar. También podemos ofrecerles cupcakes, galletas, mousse de chocolate servida en copas de plástico, cruasanes rellenos, bizcochos y, cómo no, la clásica tarta de chocolate que suele gustar a todos.

En cuanto a las bebidas, mejor zumos o agua para que digieran bien la comida.

Y para los mayores…

En el caso de los adultos debemos reservar una zona para las bebidas, mejor en una mesa aparte, donde la gente pueda servirse agua, cerveza, vino o cualquier otra bebida.

Podemos preparar alimentos con antelación que se pueden tomar fríos y que están deliciosos, como por ejemplo empanadas, tostas de salmón con pesto, quiche, pastel de carne o pescado, huevos rellenos, ensaladas variadas, tablas de embutidos ibéricos y quesos, champiñones rebozados, etc.

De postre el helado es una buena opción, aunque también podemos decantarnos por una tarta de manzana o trufas de chocolate.