Consejos Terapéuticos

Conservación o preservación de alimentos

Conservación o preservación de alimentos. En la mayoría de las sociedades y culturas estas palabras -aunque distintas- expresan conceptos equivalentes en relación a los alimentos.Veamos con mayor exactitud, de qué estamos hablando…

La conservación de alimentos es un proceso de tratamiento y manipulación de alimentos cuyo propósito es detener o ralentizar el deterioro de un alimento. Llamamos deterioro a la pérdida de atributos beneficiosos, tales como:  calidad, comestibilidad o valor nutricional); aplicando técnicas de preservación se consigue un almacenamiento más prolongado sosteniendo condiciones saludables o por lo menos inofensivas para su consumo.

En general, lo que la preservación evita es el crecimiento de bacterias, levaduras, hongos y otros microorganismos capaces de comenzarlos procesos de degradación. Algunos métodos funcionan mediante -irónicamente- mediante la introducción de bacterias, hongos u otros microorganismos benignos a los alimentos, pero lo cierto es que consiguen  retardar la oxidación de grasas que provoca el enranciamiento.

Muchos de los procesos destinados a preservar la frescura de los alimentos incumbe a un número de métodos que en definitiva los modifican, pero se consigue el objetivo final, que es conseguir prolongar su vida útil y que sirva como tal por más tiempo. Preservar la fruta, por ejemplo al convertirla en mermelada, es un buen ejemplo de este punto.

Pero para cada caso, existe lo que se suele llamar una “mejor” opción. Por ejemplo.

  • ebullición (para reducir el contenido de humedad de la fruta y para matar las bacterias, levaduras, etc.).
  • adición de sacarosa (para prevenir su re-crecimiento)
  • sellado dentro de frascos herméticos (para evitar recontaminación).

Uno de los objetivos principales, es conseguir sostener a lo largo de cierto tiempo, el valor nutricional, la textura y el sabor ya que todos ellos son factores importantes en lo que concierne a la conservación de alimentos,; a pesar de ellos, es verdad, históricamente, algunos métodos han alterado drásticamente el carácter de los alimentos que se conservan.

En nuestro próximo post dedicado a este tema, hablaremos en concreto de los métodos de conservación más usuales.