Consejos Terapéuticos

Controlar la sal es ganar salud

control sal ganar salud

Controlar la sal es ganar salud, desde pequeños lo aprendemos aún en los cursos de nuestra escolaridad más elemental. Lo leemos en todas las recetas “agregar sal” o “ajusta la sal”; estamos de acuerdo: la sal es un condimento necesario para toda comida y un elemento clave desde el punto de vista gastronómico. Pero y… ¿desde la salud? ¿Qué hacer cuando los valores de tus análisis médicos obligan a una inmediata restauración? Así de simple: no es nada recomendable abusar de ella, ya que nos puede provocar más de un problema de salud.

¿Cómo lograrlo? La forma más evidente, casi obvia, es adicionar menos sal al cocinar tus propios alimentos. Pero hay otros trucos, por ejemplo..

  • Al comprar  sería conveniente escoger alimentos bajos en sodio para evitar problemas físicos. Las conservas tienen una cantidad extra de sal que, si es posible, debemos evitar ingerir.
  • Para cocinar, el secreto es perseverar en la disminución paulatina: en echar cada vez menos sal hasta que el paladar se acostumbre a los nuevos sabores. También se puede sustituir por especias y así la comida quedará igual de sabrosa.
  • Es positivo también suprimir las pastillas de caldo de carne o pescado para no ingerir más sodio del necesario. En el caso de no estar sabrosa la comida siempre podemos añadir ajo en polvo pero no sal de ajo.

Comienza por estos sencillos consejos, hazme caso y verás que los resultados se notan rápidamente, tu cuerpo y tu paladar se irán acostumbrando sin sentirse “lesionados”. La restauración de tus valores se irá dando poco a poco; tu salud y tu corazón lo agradecerán por siempre ya que estos gestos le ayudarán a tener una vida mejor.

  • Pingback: Cómo colocar especieros en la cocina | Blog Bricolaje