Consejos TerapéuticosFrutas

Dar zumos al bebé

Dar zumos al bebé. Una pregunta que nos hacen llegar muchos padres y madres: ¿Cuándo puede darse zumos al bebé? Mi primera enfática respuesta es que lo consultes al pediatra de tu bebé, que es quien conoce su situación particular. Desde aquí puedo aportar generalidades, y es lo que haré, pero siempre está más aconsejada la opinión del profesional pediatra, no lo dudes.

Comienzo por señalar que ésta es una pregunta común, pero lo cierto es que dar zumos al bebé no es tan saludable para él como muchos padres creen.  Mientras que el zumo de frutas puede ofrecer algunos beneficios a la dieta de tu bebé, hay algunos aspectos que no son tan beneficiosos … a pesar de lo que los fabricantes de zumos para bebé te dirán…

Dividiré mis comentarios en dos etapas:

  • Dar zumo al bebé antes de los 6 meses de edad

La gran mayoría de las asociaciones de médicos pediatras alrededor del mundo coinciden y son enfáticos en aseverar que no se debe dar zumos a un  bebé antes de que cumpla por lo menos 6 meses de edad.

Hasta ese momento, está recibiendo todos los nutrientes que necesita para el crecimiento y desarrollo saludables  a partir de la leche materna / fórmula. La alimentación con zumo de bebé puede hacer que se sienta lleno y le impulse a aceptar menos leche, lo que le priva de estos nutrientes esenciales.

  • Dar zumo al bebé a partir de los 6 meses

La opinión no es unánime y todos aconsejan balancear los “pro” y los “contra”. Si vamos a los datos estadísticos, se revela que casi el 90% de los niños menores de 1 año de edad reciben zumos como parte de su dieta y que algunos bebés están consumiendo más de 400 ml al día.

Estas elevadas cifras pueden deberse al hecho de que muchas compañías de alimentos infantiles que al promover el uso de “zumos especialmente diseñados  para bebés” proponen la alternativa como “sana, práctica y cómoda”.

Está claro que vale la pena estar informado cuando se piensa en dar el zumos de bebé a nuestros pequeños … y hay varios puntos que tú tal vez desees tener en cuenta y muy especialmente discutir con tu pediatra.

Afortunadamente ya hay sensibilidad al punto por parte de fabricantes y de órganos de contralor. Por ejemplo en los EE.UU., la Food and Drug Administration (FDA) exige que un producto debe estar compuesto 100% de zumo con el fin de ser etiquetados como “zumo de fruta“. Si un producto presenta rangos inferiores al mencionado, debe ser etiquetado como una bebida de frutas (caso de las “aguas” de fruta y se establece por ley que todas las bebidas o cócteles  deben mostrar el porcentaje de zumo de fruta que contiene.

Ahora bien, atiende a esta precaución porque es más que importante: aquellos productos que contienen menos de 100% zumo de fruta a menudo contienen sabores y edulcorantes añadidos. Los zumos para bebé no deben contener sulfitos o azúcares añadidos y – aunque más caros – son más seguros para el bebé que los jugos destinados a los adultos.

Sólo el zumo pasteurizado es seguro para los bebés.