Hidratos

¿De verdad engordan tanto las patatas?

SONY DSC

Siempre se dice, sobre todo si estamos a dieta, que no debemos comer patatas porque son muy calóricas, pero veamos qué hay de cierto.

La patata es uno de los alimentos que más se consumen en la mayoría de los países, lo cual se debe a que tienen un buen precio y son muy versátiles en la cocina.

En cuanto a las calorías, todo depende de cómo se preparen. Una ración de unos 150 gramos de patatas asadas nos aporta unas 120 calorías, lo que no es mucho.

Sin duda las patatas fritas son las que más engordan al estar fritas en aceite, por eso se deben comer con moderación y siempre y cuando no tengamos problemas de peso. Si cuidamos nuestra línea lo mejor es tomarlas cocidas o asadas, ya que así contienen  muchas menos calorías. Además, las patatas nos ayudan a sentirnos saciados y llenos de energía porque contienen hidratos de carbono, pero de absorción lenta, los más recomendables.

Por todo ello se pueden incluir en dietas de adelgazamiento preparándolas de la forma adecuada, nunca fritas. Por ejemplo podemos acompañar la carne o el pescado a la plancha de una patata asada o cocida y un poco de verdura. Ahora en verano también podemos preparar una rica ensalada utilizando patata, lechuga, tomate, huevo duro y jamón cocido, añadiendo un poco de aceite de oliva y sal.

Y un consejo, de nada sirve comer patata asada o cocida si luego le ponemos mayonesa o mantequilla, muy calóricas y con grasas perjudiciales.

Por otra parte las patatas nos aportan vitaminas, como la C. Entre los minerales destacan el potasio y el fósforo. Además ejercen una beneficiosa acción antioxidante y diurética.

Las patatas son fáciles de digerir mientras no se preparen fritas, por lo que las personas con problemas estomacales pueden consumirlas asadas o cocidas sin problema.