Consejos Terapéuticos

Desayuno infantil, energía y buena salud

Seguramente lo has escuchado antes: un buen desayuno para comenzar el día es imprescindible para dotar a tu hijo de la fuente de energía necesaria para afrontar la intensa jornada. Pero…¿siempre podemos respetarlo? En tu hogar, un desayuno saludable ¿es un hábito o una lucha diaria?

¿Cómo debe ser ese desayuno ideal? ¿Cómo conciliarlo con los gustos y preferencias de los niños? ¿Cómo conciliarlo con el ritmo que acorta los tiempos de los padres, cada vez más atrapados en intensas  jornadas laborales? Muchas preguntas que seguro te haces y trataré de responder.

Comienzo por la primera pregunta: debe ser balanceado y abstenerse de todo tipo de comida “chatarra”. Sobre esto hay que educar a los niños y enfatizar sin ceder: se trata de adquirir hábitos que se conservarán para el resto de sus vidas y podrán enseñárselo a vuestros nietos.

¿Qué tan extendida está esta buena práctica de un desayuno saludable? HAce un par de años el Ministerio de Sanidad y Consumo promovió un estudio al respecto, cuyo resultado fue tan impactante como revelador: resultó que un 6% por ciento de los niños salen de sus hogares  sin siquiera consumir  desayuno (ni bueno, ni malo… ¡nada!) mientras que cerca de un 8% sí lo hace adecuadamente.

A estos datos se suman otros más detallados que aseveran que alrededor de un 20% de los niños  ingiere solamente un vaso de leche y un 55% lo hace pero acompañado de hidratos de carbono.

Entonces.. ¿qué se recomienda?

Bien sencillo: consumir un vaso de leche, algo graso, una fruta y un cereal te asegurará llegar al 25 por ciento del aporte nutricional recomendado en el desayuno infantildel niño.

Imagen: colorearyaprender