Consejos Terapéuticos

Deshidración de alimentos

Deshidración de alimentos. La técnica de deshidratar alimentos se remonta a los tiempos bíblicos, cuando hacerlo se consistía en una extrema necesidad (para preservarlos) y no un manjar o una “moda” de tipo culinario. Los métodos modernos de conservación de los alimentos, a través de la refrigeración, congelación, enlatado, pasteurización y aditivos químicos, estuvieron a punto de extinguir en los hechos esta antigua práctica.

En este momento, como muchas cosas que implican un “retorno” a lo natural, la deshidratación de alimentos está disfrutando de un resurgimiento muy merecido.

Más allá de toda nuestra tecnología de almacenamiento de alimentos, la deshidratación es uno de los métodos más nutritivos, seguros, económicos y sencillos a la hora de plantearnos la conservación de alimentos. La conservación de sabor (un punto no menor que no debe dejarse de considerar) también está garantizada.

Partiendo de la base que muchas frutas y verduras frescas no pueden congelarse con éxito, que el proceso de enlatado consume mucho tiempo, recursos y conlleva el riesgo de deterioro si no se hace correctamente, volver a enfocar la mirada en las téncicas de deshidratación de alimentos es mucho más que una buena idea. Además de las frutas y vegetales, las carnes incluso se pueden deshidratar con seguridad.

Por este y otros motivos, me he propuesto a partir de hoy dedicar varios post al tema de la deshidratación de alimentos. Te invito a estar pendiente…