Consejos Terapéuticos

Dieta más ligera sustituyendo ciertos alimentos

Young family cooking in the kitchen

Si queremos mantener un peso correcto y comer de todo podemos sustituir ciertos ingredientes por otros más ligeros y saludables.

Una buena idea es utilizar cereales integrales, como la harina, ya que aunque engorda lo mismo que la refinada nos mantiene más tiempo saciados gracias a su mayor contenido en fibra, por lo que picaremos menos.

Por otra parte podemos utilizar aceite de oliva en lugar de mantequilla o margarina, incluso para los postres. Pese a que todas las grasas engordan lo mismo el aceite de oliva al menos es bueno para el corazón y nos ayudará a mantener a raya el colesterol.

Una opción muy válida para aliñar las ensaladas de forma ligera es utilizar yogur o un poco de limón en lugar de salsas procesadas. Si una receta lleva mayonesa podemos poner la mitad de la cantidad indicada y añadir otra parte de yogur, el resultado es muy similar.

La leche entera se puede sustituir perfectamente por leche desnatada, mucho más saludable porque no contiene tantas grasas. Si tenemos el colesterol alto en vez de un huevo entero podemos utilizar sólo la clara, incluso dos.

La nata con la que preparamos salsas para la pasta, y que es muy calórica y grasa, se puede sustituir fácilmente por queso para untar bajo en grasas, incluso batir éste con queso fresco para obtener una salsa mucho más sana y deliciosa.

En cuanto a las carnes, el tocino o la panceta pueden ser reemplazados perfectamente por jamón serrano o jamón york, mucho menos grasos.

A la hora de endulzar un postre podemos sustituir el azúcar por edulcorantes bajos en calorías o por vainilla o canela, que le darán un toque muy especial. Si nos apetece un chocolate caliente podemos utilizar cacao en polvo, que no lleva azúcar añadida. El chocolate con leche engorda más que el puro, por eso debemos elegir siempre el más amargo.