Consejos Terapéuticos

Dieta para la época de exámenes

Stressed Asian Female Student

Muchos estudiantes están preparando los exámenes de fin de curso. Veamos qué dieta es la más adecuada para rendir al máximo y mejorar la concentración.

Lo primero que tenemos que hacer es no saltarnos ninguna comida, si cambiamos los horarios y por ejemplo no desayunamos y después cenamos mucho el cuerpo no rendirá todo lo que debe.

Ante la ansiedad de los exámenes en lugar de comer dulces y bollería mejor decantarse por una pieza de fruta o un zumo natural, que son una fuente natural de vitaminas y minerales necesarios para un mejor rendimiento.

Los alimentos procesados ricos en azúcares hacen que cuando pase un rato nos sintamos más cansados. Además, durante los exámenes pasamos muchas horas encerrados y haciendo vida sedentaria, por lo que tenemos que controlar las calorías para no coger kilos de más, por eso debemos reducir los snacks y los dulces al máximo. De todas formas sí que podemos endulzar una infusión o la leche con un poco de miel, ya que parece ser que mejora la memoria.

Los hidratos de carbono son la mejor forma de tener energía, pero siempre deben provenir de alimentos saludables y de calidad, como la pasta, el pan, los cereales, las legumbres o las patatas.

Si queremos picar algo podemos elegir un puñado de frutos secos, sobre todo nueces que son muy beneficiosas. También podemos tomar un par de cuadraditos de chocolate puro porque puede ayudarnos a sentirnos con más energía.

Las proteínas, muy necesarias, deben proceder de los lácteos, la carne, el pescado, las legumbres y los huevos, aunque siempre preparándolos de forma ligera para no sentirnos muy llenos.

Es mejor evitar la cafeína, un exceso de nervios puede dificultar el estudio, además de no dejarnos descansar bien por la noche, por eso siempre debemos beber agua. Si los nervios ante un examen no nos dejan dormir podemos prepararnos una infusión que nos ayude a estar tranquilos, como la tila o la hierba luisa, que además está buenísima.

La comida rápida, un clásico en época de exámenes, no es nada recomendable, ya que además de grasas perjudiciales es difícil de digerir.