Consejos Terapéuticos

Dietas a base de cereales

dieta a base de cereales

Ya comenzamos a abordar este tema cuando analizamos en forma más general el enfoque bajo el título los cereales y las dietas, post que te invito a releer antes de seguir adelante.

En sí mismas, las dietas a base de cereales despiertan polémica y ello no se debe a que los cereales sean “buenos” o “malos” sino a que cuando las personas entramos en planes de dietas por razones diferentes que no siempre tienen el propósito de adelgazar: puede ser por problemas de digestión, de hipertensión entre otras razones.

Si hablamos de perder peso, voy a decirte por qué y cómo esta dieta funciona, porque afortunadamente puedo hablar desde la experiencia: he probado la dieta de cereales y puedo decir que mi experiencia de realizarla ha sido satisfactoria.

Lee con cuidado: no digo que haya sido fácil, sino que los resultados han sido buenos en la medida de los sacrificios (relativos) que ella ha demandado. En perspectiva, puedo decir que ha habido un gran cambio después de un período de tiempo relativamente pequeño, lo cual siempre es alentador cuando alguien comienza en un régimen de pérdida de peso. El hecho contundente es que cuerpo tiende a perder peso más rápido cuando se somete inmediatamente a un estilo diferente de comer.

La pregunta clave es ¿cuánta fibra y cuándo? 

En primer lugar, sí: un exceso de fibra no es bueno para el cuerpo; es suficiente con dos tazones de sus cereales favoritos dos veces al día,  consumidos con una comida normal, regular y  con frutas y verduras .

Superar esa cantidad resultaría ser demasiada fibra para acostumbrar a su cuerpo y no será sencillo ayudar a personas que hacen dieta y que no son consumidores habituales de cereales.

Así que, aquí está el punto clave: la dieta funciona, pero hay que usar la cabeza antes de comenzar a transitar en ella. Si  tú tienes el firme deseo y convicción de ser una persona delgada, el equilibrio siempre es la clave y de algún modo serás capaz de intuir aquello que  es bueno y malo para  tu cuerpo. En síntesis: no olvides que “demasiada fibra es malo”, como lo es  cualquier exceso de cosa que la que sobrecargues tu dieta.

Tu cuerpo necesita hidratos de carbono (los bueno), proteínas y vitaminas esenciales y minerales en cantidades moderadas, para asegurarse de que funciona bien y trabaja para mantenerse en forma y mantenerse. En ese sentido, no lo dudes y no dejes de buscarlo: el consejo de un nutricionista es clave y no debes comenzar ningún tipo de dieta sin él.