Hidratos

Dietas bajas en carbohidratos

pasta short macaroni stars noodle

Estuve tentada de escribir un título un poco más largo, algo así como “dietas bajas en carbohidratos, mitos y verdades”. Es que, dime si no tengo razón: estas dietas vienen y van, en especial las dietas bajas en carbohidratos han recibido mucha atención en los últimos años, con millones de ventas de libros y campañas agresivas de marketing, muchas personas recurren a este tipo de dietas bajas en carbohidratos como la dieta Atkins y la dieta de la Zona.

¿Sabemos si son seguros y efectivas?

Seguras es una cosa…, efectivas es otra. La teoría detrás del mensaje clave de este tipo de dietas bajas en carbohidratos, es que los carbohidratos pueden promover la producción de insulina, que a su vez da lugar a un aumento de peso. Por lo tanto, mediante la reducción de la ingesta de hidratos de carbono, vamos a perder peso.

¿Cuál es la verdad?

La verdad es que al consumir una dieta baja en carbohidratos, no proporcionas suficientes carbohidratos para el funcionamiento diario de tu cuerpo. Por lo tanto, va a comenzar a quemar los carbohidratos almacenados (glucógeno) para obtener energía. Cuando el cuerpo empieza a quemar el glucógeno, el agua es liberada. Por lo tanto, la drástica caída inicial de peso al principio es sólo agua que se pierde como resultado de la quema de glucógeno.

Algunas dietas bajas en carbohidratos son realmente altos en ingesta de grasas a tal punto que algunas de ellas “prometen” que puedes comer tanta carne, mantequilla y nata como quieras. Pero lo cierto es que no hay manera de que alguien coma tantos alimentos grasos y se continúe justificando que es sano hacerlo, aquí está mi enfático argumento: numerosos estudios de probada investigación científica han demostrado que las dietas altas en grasas y grasas saturadas puede aumentar el riesgo de enfermedades del corazón.

Es importante que cuidemos nuestro corazón en nuestro trabajo, evitemos el estrés etc., pero todo empieza por la dieta saludable, créeme.