Consejos Terapéuticos

Dietas y ansiedad: La solución homeopática

Alimentos

Las dietas alimentarias son uno de los aspectos fundamentales a tener en cuenta para una buena salud. Una dieta equilibrada, que proporcione los nutrientes adecuados y en su justa medida es la mejor prevención para un buen número de enfermedades. Sin embargo, las condiciones ambientales en los países desarrollados  invitan a abusar de proteínas y grasas, desequilibrando nuestra alimentación.

Estos desajustes son motivo potencial para numerosos problemas de salud, por lo que cada vez existe una mayor conciencia entre la población en general de la necesidad de cuidar nuestra dieta. De hecho, según datos de la Asociación Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), cerca de un 20% de los españoles ha seguido alguna vez algún tipo de dieta, siendo el porcentaje algo mayor en el caso de las mujeres. Las motivaciones son además diferentes entre unos y otros. Si ellas lo hacen mayoritariamente por motivos estéticos, ellos lo hacen para cuidar su salud. Una tendencia que está cambiando, pero que nos dice aún mucho de las motivaciones de unos y otros.

Sin embargo, existe un problema serio. Cerca de un 40% de las dietas se realizan sin ningún de tipo de supervisión médica. Esta es una práctica peligrosa, que conlleva varios efectos perniciosos:

  • Una dieta demasiado estricta o desequilibrada, que sumada al hambre puede producir un considerable nivel de ansiedad e irritación en el paciente.
  • El aumento de los niveles de adrenalina, que conlleva una pérdida de autocontrol.
  • Un descenso de la serotonina, que puede provocar decaimiento anímico. 

Estos tres factores se combinan de manera que el paciente acaba rompiendo la dieta, y generando un efecto yo-yo, que consiste  en recuperar los kilos perdidos, y aún sobrepasarlos. El resultado es, al final,  el contrario al esperado, lo que genera aún más frustración y malestar.

Por eso, en una dieta es fundamental contar con el apoyo de un especialista, que nos personalizará un régimen no excesivamente restrictivo y bien equilibrado, nos recomendará prácticas saludables para gestionar la ansiedad, y nos recetará fármacos para combatirla. En este punto, la homeopatía es especialmente beneficiosa:

  • Alivia los síntomas de ansiedad y estrés sin dejar somnolencia y sin efectos sedativos, por lo que no interfiere en la vida diaria del paciente.
  • No produce ningún tipo de dependencia, al contrario que otros  fármacos para la ansiedad.
  • No tiene ningún tipo de efecto contraindicado, ni de incompatibilidad con otros tratamientos, por lo que está especialmente recomendada para mujeres embarazadas y niños, y pueden emplearse con seguridad durante períodos prolongados. 

Si quieres estar al día de las últimas noticias en dietas homeopáticas puedes consultar a tu médico o especialista, o a webs especializadas, siempre recordando que no se puede realizar una dieta sin seguimiento profesional. Con su ayuda, es posible bajar de peso y mejorar la alimentación diaria, para ganar en salud y bienestar.

Etiquetas: