Grasas

Diferencia entre grasas saturadas y grasas no saturadas

En un post anterior, comenzábamos e explorar el “mundo” de los tres tipos de grasas que existen entre los alimentos que habitualmente consumimos. Éstas se dividen entre grasas no saturadas, grasas saturadas y las muy comentadas grasas “trans”.

Diferencias estructurales

Las grasas saturadas y las no saturadas se componen esencialmente de los mismos ingredientes “crudos”, incluyendo el carbono y átomos de hidrógeno.

Las grasas saturadas, tales como la grasa formada en animales, contienen cadenas de átomos de carbono con enlaces simples a átomos de hidrógeno; porque la cadena de grasa contiene todo el hidrógeno que puede contener, por ello se dice que están completamente saturadas con hidrógeno. El resultado es un producto graso sólido, como la mantequilla o la manteca de cerdo, los estudios han demostrado que estas grasas pueden conducir a enfermedades del corazón si se consumen en exceso. Si bien puede ser aconsejable para algunas personas tratar de eliminar todas las grasas saturadas de la dieta, utilizando alternativas de grasas no saturadas, es bueno acostumbrarse a pensar en que aceite de oliva o canola, puede ser beneficioso.

Grasas insaturadas

A diferencia de la grasa saturada, la grasa que está insaturada contiene generalmente una cantidad de átomos de hidrógeno inestable; el resultado es una cadena de grasa que carece de átomos de hidrógeno. Debido a la falta de hidrógeno, la cadena grasa es generalmente inestable y vulnerable al “ataque” de átomos de oxígeno, lo que puede causar que se ponga rancia. Esta forma de grasa se considera que es insaturada, porque no se ha tomado todo el hidrógeno que puede contener, y la grasa permanecerá líquida a temperatura ambiente debido a su proceso de unión incompleta. La forma líquida es también lo que hace que los aceites sean una vía de cocción ideal para ciertas recetas ya que no solidifican tan fácilmente como las grasas saturadas.