Frutas

Disfruta de las cerezas en verano

Cherries

Durante el verano las cerezas son un alimento fundamental por su alto valor nutritivo. Contienen numerosos antioxidantes, vitaminas A, C y E, así como hierro y fibra, que ejercen efectos beneficiosos en nuestro organismo. También diferentes estudios han confirmado que ayudan a dormir mejor por su contenido en melatonina, triptófano y serotonina.

Las cerezas se pueden tomar bien frescas si previamente las hemos puesto en la nevera, teniendo especial cuidado con no ponerlas muy cerca de otros alimentos que desprendan olor, ya que se trata de una fruta que absorbe muy fácilmente los olores, por lo que después afectaría a su sabor.

En la cocina se pueden preparar tartas, pudin y bizcochos de cerezas, o bien hacer una macedonia mezclándolas con otras frutas, por ejemplo con kiwi o pera.

Muy sanas

A pesar de su sabor dulce no contienen demasiadas calorías. Su bajo aporte calórico las convierte en un alimento ideal para aquellas personas con problemas de peso o que quieran cuidar la línea. Por ejemplo, un puñado de cerezas, tiene menos de 25 calorías.

Podemos darles cerezas a los niños como merienda o de postre, siempre teniendo cuidado con los huesos. Su delicioso sabor conseguirá que tomen fruta fácilmente. Debemos lavar muy bien las cerezas para eliminar los posibles restos de plaguicidas y otros productos, pero siempre un poco antes de consumirlas, nunca con demasiada antelación.

Cerezas de España

Las cerezas están más buenas si han madurado lo suficiente, por eso hemos de fijarnos a la hora de comprarlas a fin de disfrutar plenamente de todo su sabor. Es preferible esperarnos al final de la primavera y verano, el momento más adecuado, intentando que sean de origen español, ya que nuestro país es productor de cerezas de gran calidad. Tienen fama sobre todo las cerezas procedentes del valle del Jerte, en Extremadura.