Verduras

¡Qué buenas están las alcachofas!

Artichoke on a white background

Ya mismo empezaremos a ver alcachofas en los mercados, una de las verduras más ricas y sanas, cuyo sabor es inconfundible y que cuenta con múltiples propiedades beneficiosas para el organismo.

La alcachofa pertenece a la familia de las Asteráceas y se suele cultivar especialmente en los países mediterráneos, como España, Italia y Francia.

En la cocina se puede preparar de muchas maneras: a la plancha, rebozadas, rellenas de carne, con jamón, en vinagre, cruda en ensalada, como guarnición de carnes y pescados, con pasta, etc.

La mejor época para consumir alcachofa es en otoño y en invierno, por lo que ahora es el momento de comenzar a disfrutarla.

La alcachofa destaca por su delicioso sabor, amargo al principio y con un toque dulce al final.

Propiedades de las alcachofas

La alcachofa es sobre todo rica en agua, así como en hidratos de carbono. Casi no contiene grasas, por lo que es ideal para cuidar la línea. La alcachofa nos aporta vitamina B1. También es rica en minerales como potasio, magnesio, fósforo y calcio, y una cantidad moderada de sodio.

Sin embargo la alcachofa destaca especialmente por su contenido en fibra, que mejora el tránsito intestinal.

Su contenido en cinarina ejerce una beneficiosa acción diurética. Asimismo se ha comprobado que la alcachofa favorece la función hepática.

Además nos aporta esteroles que limitan la absorción de colesterol, por lo que es perfecta para quienes tienen hipercolesterolemia.

Compra y conservación

Debemos escoger las alcachofas más pesadas y compactas cuyo color sea verde claro. Cuando las apretemos debemos escuchar un crujido, ya que esto significa que están frescas. Es importante desechar las que presenten hojas blandas en la base o se abran con facilidad.

En la nevera pueden durar hasta una semana si las metemos en una bolsa de plástico. Si las cocinamos no debemos tomarlas pasadas más de veinticuatro horas.