Consejos TerapéuticosHidratos

El arte de cocinar bizcochos a punto

El arte de cocinar bizcochos a punto

El arte de cocinar bizcochos a punto. Comienzo por aclarar que lo que en España llamamos bizcocho, en otros países se llama bizcochuelo o simplemente pastel o  torta. En cualquier caso, nos referimos a la masa básica de un postre que muchas veces cortamos y rellenamos o -en otros casos- simplemente cubrimos con coberturas de distinto tipo y son ideales para el té o el desayuno.

El desvelo de todos nosotros, es lograr el punto exacto de textura, lo que implica conseguir el punto exacto de humedad: ni mucho ni poco. Todos sabemos lo fácil que es hacer un pastel, ya sea que lo prepares casero a partir de “cero” o que utilices un producto premezclado tipo pastel. Sin embargo, un bizcocho  que conserva su humedad y se mantiene suave en el interior es una habilidad que debe ser aprendida con el tiempo.

Puede tener el mejor sabor, pero si la masa finalmente queda quebradiza y difícil, no hay absolutamente nada de divertido en comerlo, en rellenarlo ya que de primera al desmoldarlo la frustración es mayúscula, créeme.

Entonces, el principal reto es… ¿cómo lograr un bizcocho a punto de  humedad? La respuesta genérica radica en el uso de la combinación correcta de ingredientes, al horno a la temperatura adecuada para obtener a textura óptima. Si bien esto requiere mucha práctica y varios intentos de ensayo y error, hay algunos consejos que es importante tener en cuenta.

Te dejo un poco pendiente hasta el próximo post, donde compartiremos dichos consejos para que tomes notas y tus errores sean los mínimos posible.