Consejos Terapéuticos

El chocolate

el-chocolate.thumbnail

A la hora de antojos es muy difícil negar que el chocolate se lleve el primer premio en los hombres, mujeres y niños del planeta. El chocolate y sus derivados, son alimentos muy energéticos debido a su gran contenido de hidratos de carbonos y grasas provenientes de la manteca de cacao, que es el aceite obtenido tras exprimir las almendras de cacao molidas. Además contiene “teobromina”, una sustancia estimulante del sistema nervioso, similar a la cafeína y al té.

Debido a su alto porcentaje de grasas, se recomienda que el consumo de chocolate sea en bajas medidas (20 gramos por ración), y que las dietas y consumo de cacao sean equilibrados y controlados por todos los individuos sanos de todas las edades.

A consecuencia de su gran contenido de azúcares y grasas es un alimento alto en calorías su consumo debe ser limitado, pero si se ingiere en gran cantidad es un gran responsable de la ganancia de peso. Durante mucho tiempo fueron y son, junto a otros alimentos con el azúcar como ingrediente, considerados causantes de caries, pero no por eso hay que evitar estos alimentos, sino cuidar nuestra boca luego de ingerirlos.

Los chocolates de mayor calidad por lo general, son aquellos que contienen una cantidad de cacao moderada, como los elaborados con cacao de Ecuador, Venezuela, Ghana y  Costa Rica que son buenos en sabor y finos en gusto.

En cuanto a su consumo en España datos del año 1999, dicen que se consume 3,5 kilogramos por persona al año, una cantidad muy inferior si la comparamos con la de otros países europeos, el chocolate que mayor consumo tiene, es el que viene en tableta.