Frutas

El dulce sabor de las uvas

Merlot Grapes HDR

Las uvas son unos de los frutos que más se conocen y difunden por todo el mundo desde hace muchos años. Sus diversos granos, que van desde el negro hasta el dorado en gran cantidad de matices siempre fueron una tentación.

La uva resulta ser una de las frutas más antiguas que se conocen y a partir de ella se logra una bebida apetecida y consumida desde hace muchos lustros: el vino. No en vano, el vino fue considerado por muchas personas como la bebida de los verdaderos dioses.

La mejor manera de seleccionarlas es en los racimos completos y abundantes, sin uvas arrugadas, pasadas ni secas. Tampoco es conveniente elegir racimos con uvas de color verde, ya que no maduran luego que son extraídas de la vid. Los granos tienen que estar firmes, con la piel lisa, sin arrugas ni machas y sostenidas firmemente a los tallos. Cuando los granos están opacos se debe a la película de cera que naturalmente los cubre.

La uva es considerada una sólida fuente de azúcar y energía. Sus valores calóricos son superiores al resto de las frutas, por lo que las personas con inconvenientes de peso o los diabéticos deben controlar su consumo. Salvo esto, la uva es una fruta muy recomendable, rica en potasio, magnesio y también en calcio. Si la ingerimos con su piel también estaremos logrando una buena dosis de fibra. Otra forma de consumirlas es en forma de pasas, pero sus índices calóricos son inferiores debido a su menor contenido de agua.