Frutas

El Kiwi

el-kiwi

Si bien está fruta es asociada naturalmente con Nueva Zelanda, lo cierto es que no proviene de allí, sino de China, donde era llamada “yang tao”. Sin embargo, en la isla del pacífico alcanzó tal popularidad que incluso a los originarios de allí se los reconoce como “kiwis”, nombre que le fue designado por su gran parecido al ave de la zona, símbolo de aquel país.

Su forma ovalada, con una piel marrón recubierta por una delgada capa de pelos, y con una pulpa verde con semillas negras, la convierte en uno de los frutos más extraños del mundo. Propia de climas húmedos, su producción llegó desde Asia a varios países de Europa donde también se la cultiva hoy en día, como Francia, Italia, España, etc. Crece normalmente en racimos.

Su sabor generalmente es dulce, aunque produce un dejo de acidez; sin embargo, existen otras variedades más o menos dulces dependiendo de las latitudes donde son plantadas. El fruto del kiwi pesa normalmente alrededor de 70 gramos. Si bien su consumo normalmente se asocia al invierno, se destacan algunas variedades neozelandesas consumibles también en el verano.

Los kiwis maduros se destacan por su dureza y ausencia de manchas o de golpes en su superficie. Su aporte de calorías es moderado, aunque al estar compuesto básicamente por agua, se trata de una fruta muy refrescante que además aporta una buena dosis de las vitaminas C y E. En cuanto a la primera, la ingesta de un solo kiwi por día cubre las necesidades diarias de dicho nutriente.