Hidratos

El pan: ¿es recomendable o no?

Depositphotos_1511719_m

Se cree que el pan es uno de los responsables directos de los aumentos de peso y por eso se lo retira de todas las dietas. Sin embargo, el pan no engorda como se piensa. También la ingestión de algunas porciones de pan todos los días favorece a equilibrar la dieta, dado que nos proporciona hidratos de carbono. Evita que consumamos más proteínas y grasas y que no se acumulen en nuestro organismo. Además cuando agregamos la cáscara del pan estamos consumiendo vitaminas, fibras y varias sales minerales. No todos los panes son iguales de nutritivos. Los panes blancos que habitualmente comemos pierden en su elaboración gran parte de sus propiedades originales de los granos de trigo.

El pan blanco está elaborado fundamentalmente con harinas blancas y refinadas. A pesar de que se trata del pan de mayor consumo mundial, ha perdido la mayor parte de las sustancias y fibras nutritivas del trigo, como ser las vitaminas y minerales que se encuentran en la cáscara y germen del grano.

Gran cantidad de dietas incluyen pan tostado como elemento que favorece el adelgazamiento. Pero hay que conocer que al tostar una porción de pan disminuye solamente los contenidos de agua, pero en absoluto las calorías. A efectos de que no resulte dificultoso para la digestión, es importante que esté muy bien cocido y no es conveniente ingerirlo muy caliente.

El pan de forma integral se comercializa también en la mayoría de supermercados y panaderías. En su proceso de elaboración tiene muy pocas diferencias con el pan blanco. En realidad no es más que el mismo producto pero con una pequeña porción de salvado agregado. Tiene mayor cantidad de fibras que el pan blanco pero tampoco contiene la parte más nutritiva del trigo.