Proteinas

El pescado en nuestra dieta

Fresh raw fish presented for sale

Incluir las raciones sugeridas de pescado a nuestra dieta reduce considerablemente el riesgo de ataques cardiovasculares, tales como el infarto.

Para empezar, es necesario aclarar que se obtienen mayores beneficios, desde el punto de vista de salud, consumiendo lo que conocemos como pescado azul. Esto se refiere a aquellos pescados que tiene cierta proporción de grasa inserta entre sus músculos. Por lo mismo también se le conoce como pescado graso, y entre los más conocidos están el atún, sardina, anchoa, salmón.

Dichos pescados son una fuente importante de ácidos grasos omega -3, los cuales contribuyen a controlar la presión arterial, mejorar el funcionamiento cardíaco y reducir el riesgo de impactos como los infartos. Además, como bien sabemos, el pescado aporta otro tipo de proteínas, vitaminas (especialmente la D) y minerales.

Sus beneficios alcanzan hasta a los más pequeños, ya que algunos estudios han demostrado que los niños que consumen pescado antes de cumplir el año de edad tienen menor riesgo de desarrollar alergias o trastornos como el asma.

Así que es aconsejable incluir al menos dos veces a la semana el consumo de pescado, especialmente el azul, en nuestra dieta, claro, asegurándose que la compra sea garantizada, gracias a la etiqueta que demuestra su origen.