Consejos Terapéuticos

El picoteo, cómo evitarlo

el-picoteo-como-evitarlo1

El picoteo, ese gran enemigo de nuestra dieta, puede hacer estragos en nuestra forma de ver la vida. Las dietas tienen que pasar por esa prueba de fuego que arruina todo lo conseguido hasta el triste momento en el que caemos en la tentación.

Lo más curioso no es que comer entre horas sea perjudicial, sino que los alimentos que escogemos suelen estar llenos de calorías «vacías» que no nos quitan el hambre y que incluso provocan que comamos más de este tipo de nutrientes.

Las patatas fritas, las aceitunas o todo tipo de aperitivo ligero, que no tapas, pueden provocar que una dieta se vaya al traste. Lo primero que debemos hacer, por lo tanto, es seguir una dieta con 5 tomas diarias.

Eso evitará la hipoglucemia galopante que nos puede atacar y llevarnos directamente a la fatídica bolsa de patatas fritas. Por lo tanto, un desayuno ligero nada más despertarnos, uno un poco más consistente a media mañana y un almuerzo tempranero nos evitará el primer round.

Por la tarde intentar merendar siempre con algo de fruta y luego la cena lo más ligera posible y tras dos horitas a la cama. Para saciarnos más es conveniente la ingesta de ensaladas en almuerzo y cena así como culminar con algún yogur desnatado, algo que evite que queramos añadir algo salado al estómago.

Pero también puedes optar por la fruta fresca. Unas fresas, pera, manzana o la que más te guste cortada en rodajitas (así tardarás más en comértela y engañarás al cuerpo) podrán ayudarte a proseguir en el arduo camino del adelgazamiento.