Lacteos

El queso de tetilla, un producto gallego muy valorado

Tetilla cheese

Este queso se llama así por su forma y es el más típico de Galicia, aunque se puede adquirir en el resto de España donde también es muy apreciado.

Se caracteriza por ser cremoso y de color amarillento con un sabor un poco salado que gusta a casi todo el mundo, ya que no es muy fuerte. Se elabora con leche de vaca de las razas rubia gallega, frisona y pardo alpina, y es que Galicia es conocida por la calidad de su ganado y sus pastos. Por ello la producción de la leche y la elaboración de este queso abarcan todo el territorio de la Comunidad Autónoma de Galicia.

A pesar de estar muy bueno, se trata de un producto bastante graso y calórico, ya que 100 gramos de este queso tienen casi 400 calorías, por ello debemos tomarlo con moderación, sobre todo si se tiene colesterol elevado o sobrepeso.

El queso de tetilla nos aporta minerales tan importantes como el fósforo y el calcio, necesarios para que los huesos y los dientes estén fuertes. También este queso es rico en proteínas, necesarias para el organismo, sobre todo en los niños y adolescentes porque están creciendo.

Lo podemos tomar solo, como relleno de pastas o verduras o para preparar aperitivos y pinchos. Asimismo se puede tomar como postre acompañado con miel o membrillo, una delicia.

Para disfrutar de todas sus propiedades debemos asegurarnos de que cuenta con la etiqueta que garantiza su autenticidad y que hace referencia a su condición de Denominación de Origen Protegida.

Además, lo debemos conservar en la nevera y consumirlo en pocos días. Tampoco debemos guardarlo con otros quesos porque se mezclarían los aromas. En todo caso conviene sacarlo de la nevera un rato antes de consumirlo para disfrutar de todo su sabor.