Consejos Terapéuticos

El romero, aromatizador de platos

el-romero.thumbnail

El romero se suele emplear en la cocina como un aromatizador de las recetas que preparamos a menudo. Pero no solo sirve para eso, sus propiedades lo hacen muy apropiado para mejorar la circulación sanguínea del consumidor.

El romero es una planta pequeña de un aspecto leñoso perteneciente a la familia de las labiadas. Mide alrededor de entre unos o dos metros de altura. De esta planta se utilizan sobretodo sus hojas y en ocasiones sus flores. Sus hojas contienen vitamina C, rosmaricina, acido rosmarínico, pero el más importante de todos sus compuestos es sin duda la esencia de romero

El romero va excelentemente bien para la gente con problemas de halitosis ya que tomado como infusión es muy refrescante y quita el mal aliento enseguida. Para problemas musculares también se suele utilizar, por ejemplo en los casos de esguinces o torceduras de hueso se aplica el romero previamente remojando las hojas del romero en agua con medio litro de aceite, esto se deja durante unos días tapado y luego se aplica sobre la zona. Si colocas un ramillete de hojas en un litro de agua y lo dejas hervir durante unos minutos luego lo colocas en un paño y puedes aplicarlo para heridas o llagas que tengas en la piel.

En cuanto a la cocina se utiliza mucho para los asados, sofritos o salsas proporcionando un aroma muy especial. Es un condimento más de la gastronomía que además se emplea para otro tipo de aplicaciones.