Consejos Terapéuticos

Un cóctel para cada ocasión

Existen muchos tipos de cócteles, cuya clasificación va más allá de la simple división entre cóctel con alcohol y sin acohol. Entre otras posibilidades, señalo la diferencia entre lo que se conocen habitualmente como “Soft drinks” o tragos livianos, que son aquellos a los que se suma algún diluyente luego de mezclar sus ingredientes (generalmente agua o soda) y los llamados “Long dirnks” o tragos pesados, que son simplemente la combinación de sus ingredientes en diversos grados de procesamiento.

Pero en realidad el enfoque del post que deseo compartir hoy no está vinculado a estas clasificaciones más técnicas, sino a otra más cotidiana: el momento en que los tomamos o compartimos. Dicho de otra forma…

Un cóctel para cada ocasión

  • Preparaciones digestivas: en Sudamerica tienen popularmente un nombre curioso ya que se les conoce como “bajativos”. Suelen ser preparaciones deliciosas, de sabor dulce y son definitivamente tragos cortos. El nombre alude precisamente a su principal función es decir “bajar” los alimentos, ayudar a digerirlos, lo cual no siempre es del todo real ya que algunos de sus ingredientes no son precisamente los más sanos, pienso por ejemplo en crema de leche, natas espesas, jarabes concentrados y otras posibilidades.
  • Momento del  aperitivo o  tapa: en general estas propuestas gastronómicas están pensadas en base a frutas que se caractericen por ser de sabor fuerte, por ejemplo cítricas. Ejemplos de estos cókteles son las recetas a base de:  las uvas, el maracuyá, el kiwi, la mandarina, la naranja, el limón y la toronja. La consigna de estas preparaciones es que sean poco dulces y para nada abundantes.
  • Cócteles frutales;  siempre muy sanos y se caracterizan porque sus ingredientes son exclusivamente zumos de frutas, careciendo de contenido alcohólico alguno.
  • Cócteles sanos; son aquellos que tiene apariencia de bebida social pero son en realidad poderosos  reconstituyentes en virtud de que contienen aportes nutritivos bien interesantes, tal el caso de la salsa de tomate en el internacionalmente famoso cóctel Bloody Mary.
  • Cócteles resfrescantes: son los clásicos de “tardecita” o “media tarde”. Estoy hablando de esas preparaciones que nos preparamos u ofrecemos a los comensales entre comidas.
  • Cócteles invernales; son el típico “licorcito” al que se suman muchos otros tipos de ingredientes como por ejemplo yema de huevo. Se caracterizan por una alta concentración de alcohol.
  • Pingback: Un cóctel, por favor | Blog Bodas

  • Pingback: Las mejores fiestas de Fin de Año (II) | Blog Ocio

  • Pingback: Aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir el catering | Blog Bodas