Proteinas

Envenenamiento proteico

People

No dudo que te ha sorprendido el título. Me sucedió lo mismo cuando me informé de este tema por primera vez. Creí que se trataría de uno más de  los muchos  trastornos alimenticios que están identificados hoy día.

Pero no es tan así, a pesar de que tienen algunos matices tangenciales comunes, entre ellos que a quien lo padece pareciera serle imposible  disfrutar sanamente de los alimentos deliciosos que tenemos a nuestra disposición cada día.

Envenenamiento por deficiencia de proteína

También conocido por ese nombre, más que un trastorno alimenticio, es plenamente una deficiencia nutricional inusual que destaca a los pacientes consumen carne magra principalmente, con ninguna otra fuente de nutrientes, por lo que terminan desarrollando serias complicaciones de salud como resultado final.

Combinación compleja

Esta condición parece ser una combinación compleja de factores que incluyen no obtener suficientes calorías, recibiendo los nutrientes adecuados, y experimentar el estrés como resultado de ciertos factores ambientales como el clima muy frío.

Los pacientes con acceso a la atención médica y las opciones nutricionales variadas (incluyendo suplementos artificiales) raramente desarrollan un envenenamiento proteico al extremo o mueren por él, pero sin duda puede ser un riesgo en comunidades remotas durante los períodos de disponibilidad de alimentos limitada.

Hambre de conejo

En algunos países o zonas esta condición también se conoce como “hambre de conejo”, en referencia a la idea de que las comunidades que dependen en gran medida de conejo, una carne muy magra, y por ese déficit tan pronunciado, podrían estar en riesgo de envenenamiento por proteínas.