Verduras

Es el momento de los espárragos trigueros

Depositphotos_7800809_original

Ahora que estamos en marzo es el momento perfecto para tomar espárragos trigueros, una hortaliza con mucho sabor y muy pocas calorías.

Los meses de marzo y abril son los mejores para comer espárragos trigueros. Hay que señalar que el hecho de que crezcan al sol los hace más nutritivos que los espárragos blancos. Los países mediterráneos son los mayores productores de espárragos trigueros y forman parte de la dieta mediterránea, la más sana del mundo.

Su elevado contenido en agua, alrededor el 90%, lo convierten en un producto muy recomendado en los casos de dietas, ya que apenas aportan calorías. Los podemos preparar a la plancha, en cremas de verdura, con pasta o arroz, revueltos con huevo o en tortilla… Asimismo quedan perfectos como guarniciones de carne o pescado. De todas formas para mantener todas sus propiedades nutritivas, lo mejor es cocinarlos al vapor.

Además el agua que nos aportan los espárragos nos ayuda a eliminar toxinas y a evitar problemas como la retención de líquidos.

Por otra parte los espárragos contienen bastante fibra, sobre todo celulosa, que mejora el tránsito intestinal y nos ayuda a reducir el colesterol malo. Asimismo la fibra que contienen aumenta sensación de saciedad y por tanto nos ayuda a reducir el apetito.

Los espárragos son ricos en vitaminas A, C, E, con una beneficiosa acción antioxidante, y vitaminas del grupo B, muy necesarias para el organismo. Entre los minerales, destaca su contenido en potasio, calcio, magnesio y fósforo. Los espárragos contienen sustancias que ayudan a tratar el colesterol alto y la hipertensión.

A la hora de la compra debemos elegir los que tengan la punta cerrada y firme. El tallo también tiene que estar firme y no debe haber cambios de color. Es importante consumirlos pronto tras la compra porque se estropean bastante rápido. Debemos evitar meterlos en bolsas de plástico para que no aparezca moho.