Consejos Terapéuticos

Evita el exceso de sal

salt

Una dieta baja en sal es fundamental para comer de forma más saludable, sobre todo si sufrimos problemas de hipertensión o de retención de líquidos. Hoy os damos las claves para una dieta pobre en sodio que nos ayudará a mantenernos más sanos.

Consejos

Lo primero es controlar la cantidad de sal. En general no deberíamos tomar más de 2 mg al día. 

Es importante que leamos las etiquetas de los alimentos envasados, ya que suelen ser ricos en sodio para que tengan más sabor, pero la cantidad suele ser excesiva, por lo que debemos dar preferencia a los alimentos frescos frente a los envasados o industriales.

Debemos incrementar el consumo de fibra porque además de ser buena para el sistema digestivo también mejora los niveles de azúcar en la sangre y reduce las enfermedades del corazón.

Y sobre todo debemos mantenernos en un peso correcto para tener una buena salud.

Dieta baja en sal

Lo mejor como hemos comentado es tomar productos frescos, ni precocinados ni envasados.  Tampoco debemos tomar conservas, muy ricas en sodio, sobre todo las sopas, las verduras y los pescados. Las carnes y pescados adobados también contienen mucha sal, así como el queso y los embutidos.

Si salimos a comer fuera de casa pediremos verduras frescas o ensaladas que aliñaremos nosotros mismos con el mínimo de sal. Podemos pedir carne o pescado, pero siempre a la plancha o asado, y les diremos que nos lo cocinen sin nada de sal ni glutamato monosódico.  Los aperitivos como las aceitunas, los pepinillos y las patatas de bolsa son muy salados, por lo que no debemos consumirlos si seguimos una dieta baja en sal.

Debemos evitar ir a restaurantes de comida rápida, ya que no nos pueden preparar la comida de un modo diferente y siempre tendrán un exceso de sal. Si no nos queda más remedio que ir, pediremos ensalada que aliñaremos nosotros con un poco de aceite de oliva y sin nada de queso u otros ingredientes ricos en sal. Como postre tomaremos siempre que sea posible fruta fresca.