Frutas

Frutas:El melón y la sandía

frutas-el-melon-y-la-sandia.thumbnail

Hoy le toca el turno a las dos frutas veraniegas por excelencia, el melón y la sandía. Los efectos diuréticos o hidratantes de ambas suelen ser conocidos por todos, pero ¿qué más encierran en su interior?

El melón se compone en un 90% de agua, sacarosa, sucrosa, muy pocas calorías y menos fibra. En el terreno vitamínico observamos vitaminas C, A, B1, B2 y B6. En los minerales observamos Potasio Magnesio, Calcio y Hierro. También Beta-caroteno, antioxidantes, Folatos, Acido nicotínico y Acido pantoténico.

Nos proporciona beneficios para los dientes y los huesos. Fomenta la creación de glóbulos rojos y fortalece el sistema inmunológico. La vista, la piel y el cabello también se observan con una mejor imagen tras la ingesta moderada. El carácter laxante y diurético lo hace un componente fundamental para las dietas de control de peso.

La sandía se compone en un 93% de agua, fibra, no tiene casi calorías y sí aporta hidratos. Vitaminas A y C. Minerales, Potasio, Magnesio, Calcio, Fósforo, Hierro y Sodio.
Otros componentes son el ácido Fólico, Beta caroteno, Licopeno (anti oxidante), ácido ascórbico, Riboflavina, Tiamina; y la  Niamina.

Favorece el crecimiento óseo, el fortalecimiento de los músculos, la expulsión de líquidos, el estreñimiento y la hipertensión. Así pues enfermedades como los cálculos renales, cistitis, prostatitis, cáncer de vejiga pierden fuerza ante este potente anticancerígeno.

Dos frutas que no deben faltar nunca en los meses de verano (e incluso todo el año) por su riqueza de aportes nutricionales.