Proteinas

Frutos secos: Los pistachos

frutos-secos-los-pistachos.thumbnail

Ponemos con este post el punto y final a esta serie dedicada a comentar las propiedades de los frutos secos. La conclusión la traen los pistachos.

De la familia de las Anacardiáceas necesitan un clima templado aunque con la evolución de la climatología también se han adaptado a los climas más fríos. Son originales de Asia. Se conoce su uso en la Era Terciaria gracias a unos restos hallados en Madeira. A España llegaron en tiempos de la ocupación romana.

Curiosamente la ocupación árabe los desterró de la gastronomía española no volviéndose a comer hasta los años 70. Hay un rumor que dice que fue Charles Manson el que los introdujo en California.Hoy en día los productores son varios países entre los que destacan Irán, California, Siria o Turquía por citar algunos.

Son ricos en calorías, proteínas, hidratos y fibra. Contienen vitaminas A, B1, B3, B6 y E. Los minerales encontrados son Potasio, Calcio, Fósforo y Hierro. También ácido Fólico, ácido oléico, ácidos poliinsaturados y monoinsaturados y antioxidantes.

Son un potente anticancerígeno, positivos contra el estrés, mejoran el tránsito intestinal, son saciantes, mejoran los niveles de colesterol, los problemas de corazón y para las embarazadas son interesantes por su contenido en ácido Fólico.

Se suelen consumir tostados pero son excelentes para alegrar alguna salsa o como parte del relleno de un rollo de ternera por ejemplo. Igualmente, la repostería se nutre de su peculiar sabor para experimentar con las tendencias más novedosas. Gran aporte de salud el que nos ofrece el pistacho.