Frutas

Granada, una fruta de otoño rica en polifenoles

Depositphotos_25341025_xs

Estamos en otoño, una estación perfecta para comprar granada y aprovechar su sabor y beneficios. Veamos qué más nos puede aportar esta deliciosa y particular fruta de color escarlata muy rica en polifenoles.

Características y propiedades

La granada destaca especialmente por su gran poder antioxidante, así como por sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias.

Además de cruda, la podemos utilizar en la cocina para preparar ensaladas, zumos, batidos, postres y salsas para acompañar carne como las chuletas.

Esta fruta se compone en más de un 80% de agua, es rica en fibra y cuenta con poco más de 60 calorías por cada cien gramos, por lo que se puede tomar incluso si estamos a dieta.

La granada contiene bastante potasio que contribuye a equilibrar el nivel de líquidos en el organismo y a evitar la retención de líquidos, Además nos aporta una cantidad interesante de minerales como el magnesio, el fósforo y el hierro. En cuanto a las vitaminas destacan la C, la B1 (tiamina), la B2 (riboflavina) y la niacina.

Sin embargo, la granada es conocida especialmente por su contenido en polifenoles, un potente antioxidante, superando incluso a los arándanos, al vino o al té verde, muy ricos también en este elemento.

Otros beneficios de la granada

Parece que la ingesta de granada nos ayuda a mejorar la piel y nuestra salud bucal por sus propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas y antienvejecimiento, al  tiempo que beneficia el sistema cardiovascular por su potente acción antioxidante.

Se cree que también puede ayudar a prevenir algunos tipos de cáncer, como el de colon y el de próstata. Asimismo es posible que ejerza una acción beneficiosa en enfermedades como el asma y la fiebre.

Otros efectos positivos de la granada es que contribuye a disminuir la hipertensión, la anemia ferropénica, la arteriosclerosis, el ácido úrico y los parásitos intestinales.