Grasas

Grasas no saturadas

Podemos diferenciar (y me parece un buen comienzo) básicamente tres tipos de grasas diferentes: la grasa no saturada, las grasas saturadas y las muy conocidas grasas trans.Te propongo aprender un poco más acerca de ellas, para ser más consciente de lo que consumes y para conocer ventajas, desventajas y utilidades en cada caso.

Grasas no saturadas

Las grasas no saturadas son antiguas y cercanas conocidas nuestras, de hecho las usamos casi todos los días sin saberlo, sólo que son más conocidas como aceites vegetales, ya que son casi siempre a base de plantas como el aceite de maíz, el de oliva etc.

Como sabemos, estas grasas permanece en un estado líquido a temperatura ambiente, y se conviene en señalar que es la opción más saludable entre los tres tipos de grasa.

Ejemplos cotidianos de grasas no saturadas

Algunos ejemplos de grasas no saturadas que puedo citar son: el aceite de maíz, el aceite de girasol, el aceite de oliva, el  aceite de canola y aceite de cacahuete.

Grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas

¿Y esto qué es? Existen dos tipos de grasa insaturada, que son precisamente las de este subtítulo. La diferencia principal entre ellas es química y no siempre perceptible para el consumidor común: se asienta en el número de dobles enlaces presentes en su estructura.

También, en el fondo, podemos decir que es de naturaleza química, la diferencia en sí misma entre las grasas no saturadas o insaturadas y las grasas consideradas saturadas.

A explicar con detalles y precisión la diferencia entre ambos tipos de grasas, dedicaré un post en el día de mañana. Te invito a estar pendiente.