Grasas

Grasas perjudiciales para nuestra salud

Butter Curls

La propuesta de hoy es continuación de dos post anteriores que te invito a releer con el fin de contextualizar el tema: el primero es  Grasas buenas vs. grasas malas, el segundo surge por la inquietud de comenzar a analizar más de cerca este tema, se trataba de conocer cuáles son las  Grasas que no perjudican nuestra salud, es decir aquellas que podemos consumir sin sensación de culpa, en forma moderada, como parte de una dieta diversa y sana.

Las grasas “enemigas”

Se trata de las grasas que debemos tratar de evitar (en el caso de que estés en un momento de tu vida o de tu salud en que la idea sea prevenir) o de suprimir, en caso que ya estemos padeciendo niveles altos de colesterol, obesidad u otra patología asociada al consumo de grasas. Veamos cuáles son…

Grasas saturadas

Las grasas saturadas elevan el colesterol total en la sangre y el colesterol LDL (el colesterol malo). Estas grasas saturadas se encuentran principalmente en productos animales como la carne, productos lácteos, huevos y mariscos. Algunos alimentos vegetales también son ricos en grasas saturadas, como el aceite de coco, aceite de palma y aceite de palmiste.

Grasas Trans

Las grasas trans se inventaron  cuando los científicos comenzaron a sumar “hidrogeno” a los aceites líquidos para que puedan resistir mejor en el proceso de producción de alimentos y proporcionar una mayor vida  útil. Como resultado de la hidrogenación, se forman los ácidos grasos trans, los cuales se  encuentran en muchos alimentos envasados ​​comercialmente, alimentos fritos comercialmente, tales como las patatas fritas de algunas cadenas de comida rápida, aperitivos envasados y otros tales como palomitas en microondas, así como en la mantequilla vegetal y la margarina dura.