Grasas

Grasas que no perjudican nuestra salud

Peanuts in a bag

En mis tierras hay un dicho popular que dice “lo prometido, es deuda”. Por tanto, tal como os prometí en un post anterior que había titulado Grasas buenas vs. grasas malas, comenzaré a analizar más de cerca este tema, comenzando en el día de hoy, por conocer cuáles son las grasasbuenas“, es decir aquellas que no dañan nuestra salud.

Vale aclarar, por obvio que parezca, que rotular algunas grasas como buenas, no quiere decir que debemos o que tenemos que consumirlas en exceso. Decimos, eso sí, que pueden consumirse con equilibrio, como parte de una dieta variada y muy especialmente sin sentimiento de culpa, sino disfrutando de sus bondades y de su sabor.

Las grasas buenas, se dividen en dos grandes tipos:

Las grasas monoinsaturadas

Las grasas monoinsaturadas son capaces de reducir el colesterol total y el colesterol LDL (el colesterol malo) al tiempo que aumentan el colesterol HDL (el colesterol bueno). Son como la respuesta ideal si tienes problemas con el nivel de colesterol. ¿Dónde las encontramos?  En frutos secos como maníes, nueces, almendras y pistachos, aguacate, canola y el aceite de oliva son ricos en grasas monoinsaturadas.  Estas grasas también contribuyen por increíble que parezca, al propósito de pérdida de peso, en particular la grasa corporal.

Las grasas poliinsaturadas

Las grasas poliinsaturadas también ayudan a reducir el colesterol total y el colesterol LDL. Mariscos como el salmón y el aceite de pescado, así como aceites de maíz, soja, cártamo y girasol son ricos en grasas poliinsaturadas. Los famosos ácidos grasos Omega 3, pertenecen a este grupo.