Consejos Terapéuticos

Hidratos de carbono y embarazo

Pregnant belly

Los hidratos de carbono han tenido mala fama durante años, especialmente en el caso de mujeres embarazadas. Se recomendaba que no se debían consumir durante el embarazo, lo cual se ha demostrado que era un error excepto si existe diabetes, en cuyo caso el médico decidirá qué dieta seguir. Los hidratos de carbono se encuentran en el azúcar, las harinas, las patatas, el arroz, las legumbres y los cereales. Para seguir una dieta adecuada en el embarazo lo mejor es combinar hidratos con verduras.

Efectos positivos

Si queremos que el feto se desarrolle adecuadamente es fundamental una alimentación equilibrada, controlando en todo momento el aumento de peso. Debemos tomar  alimentos de todos los grupos de la pirámide nutricional, como los hidratos de carbono, que deben ser parte de la dieta de las mujeres embarazadas. Los hidratos de carbono, junto con los lípidos, constituyen una de las fuentes de energía más importante para el organismo, también durante el embarazo.

Qué comer

Debemos reducir lo máximo posible los productos azucarados como galletas, helados o pasteles, dándole preferencia a los alimentos que contienen hidratos de carbono de absorción lenta como las patatas, el arroz y el pan, preferiblemente si es integral. Estos alimentos hacen que durante el embarazo dispongamos de la suficiente energía a lo largo del día, evitando que suframos hipoglucemias y produciendo una deseable sensación de saciedad.

Repartamos los hidratos de carbono en cada una de las comidas del día, especialmente en el desayuno, donde lo ideal es tomar unas tostadas con aceite de oliva acompañadas de alimentos proteicos poco grasos, como el pavo, el jamón de york o el queso fresco.

Resumiendo, podemos consumir alimentos como pan, pastas, patatas y legumbres, que aportan proteínas y vitamina, evitando los alimentos con azúcar y demasiado dulces.