Lacteos

Huevos y productos lácteos

Cheese, bread, milk and eggs

Son alimentos algo así como “eternamente” ligados en la dieta, pero ante la pregunta ¿Es el huevo un producto lácteo? La respuesta es corta y contundente: no, no lo es.

Productos lácteos

Un producto lácteo es un alimento que proviene de un animal productor de leche. Los típicos productos lácteos son mantequilla, leche, crema, nata, yogurt o queso. Está claro, que los huevos no vienen de las vacas, por lo que no pueden de hecho, técnicamente considerarse como un producto lácteo.

¿Qué tienen en común?

Más adecuadamente, los huevos se podrían catalogar como un subproducto animal, lo que significa que en este caso, al igual que en el de la leche, los animales no tienen que ser sacrificados para recogerlos. Los huevos y los productos lácteos tienen eso en común, sin mencionar que sus composiciones físicas y químicas son completamente diferentes.

Pero no me negarás que es muy real: los huevos y productos lácteos se han unido entre sí en los ojos del público, por una variedad de razones. Ambos son productos de origen animal, por lo general procedentes de la agricultura, de costos similares (accesibles) y ambos ricos en nutrientes esenciales. Geográficamente hablando, son tan afines, que donde encuentras huevos, encuentras leche, no lo dudes.

No es casual que los huevos y los productos lácteos estén también típicamente presentados unos cerca unos de otros en la tienda (aún en grandes superficies) independientemente de que unos requieran más refrigeración que otros.

Es razonable concluir por último, que el “enlace” entre los huevos y productos lácteos también puede estar relacionado con el hecho de que los dos se utilizan a menudo juntos en las recetas y al hecho de que ambos son puntales en la dieta de las personas vegetarianas menos estrictas.