Consejos Terapéuticos

Ideas de regalos para el día del padre

Spa shampoo

¿Has pensado en regalar alimentos para el día del padre? Eso sí: no cualquier alimento. No sé que ha pasado por tus pensamientos al leer esta propuesta, pero está claro que no me refiero a que regales unas patatas, o una caja con frutas. Me refiero a regalos finos, que signifiquen un toque personal o un mensaje especial.

A continuación comparto tres ideas por las que yo misma voy a optar: será una o las tres opciones… ¡todo me gusta y me parece oportuno!

 Regalar aceite de oliva

De nuevo te pido que abras espacio en tu mente y no imagines el aceite de oliva en su envase sencillo, cotidiano y económico. Existen marcas de aceite de oliva que cumplen dos condiciones que yo exijo para optar por este regalo. ¿Quieres saber cuáles son? La primera: una calidad impecable, un aceite especial fuera de discusión, que sea altamente recomendado por los mejores profesionales de cata que puedas imaginar.

La segunda: que sea finamente envasado, una propuesta donde todo sea cuidado y la suma resulte en un envase sobrio y elegante, pleno de buen gusto y en congruencia con la calidad de su contenido. Asesórate en tiendas especializadas y tendrás la satisfacción de hacer un regalo especial para alguien más que especial.

Regalar chocolate

Todo depende de la edad y de la salud del padre en cuestión, pero regalar chocolate siempre es oportuno: regalas alegría, sabor y salud. En este caso abundan las propuestas que a la buena calidad (lo principal que debes buscar) suman una muy buena presentación, tanto en lo relativo a las formas del chocolate (basta ver la imagen de portada) como el diseño de los envases.

Regalar un buen vino

Si no hay contra indicaciones de ningún tipo, al igual que en el caso del aceite de oliva tienes muchas opciones y posibilidades de hacer un regalo fino y especial. Siempre existen “esos” buenos vinos que los padres no compran para sí mismos a pesar de que mucho les gusten. Entonces es tu oportunidad: sondea un poco cuáles son sus preferencias y sorpréndelo con un buen vino que  -no lo dudes- siempre será bienvenido y oportuno.

Cualquiera de las tres propuestas, son impecables tarjetas de presentación. Toma unos días para explorar y resuelve este regalo tan especial.