Trastorno Alimenticios

Importancia de la prevención de la obesidad infantil

Happy children eating apple

Debemos seguir unos consejos para prevenir la obesidad infantil, ya que además de tener secuelas en la salud, les puede perjudicar a nivel psicológico y social. Lo más importante a la hora de prevenir la obesidad infantil es inculcarles la necesidad de realizar ejercicio físico y aprender a comer adecuadamente.

Dieta sana

Debemos procurar que las raciones se ajusten a la edad del niño. Nunca serviremos raciones de adulto porque lo único que se consigue es multiplicar el número de calorías innecesariamente.

Reduciremos en lo posible los productos grasos como la mantequilla, la nata y la leche entera, decantándonos por los desnatados o bajos en grasas. Lo mejor para no caer en la tentación es no tener productos calóricos en casa, por ello a la hora de la compra evitaremos adquirir bollería industrial, patatas fritas de bolsa, helados, embutidos grasos, refrescos  y comida procesada en general.

Promoveremos el consumo de verduras y frutas, así como de legumbres y cereales integrales. Si los niños ven que los adultos consumimos estos productos cada día con naturalidad y no como si fuera un castigo, ellos también los comerán.

Debemos además fomentar el consumo de pescado en los menores y reducir la ingesta de carne roja. Y en cuanto a los líquidos, evitaremos que tomen bebidas azucaradas y zumos industriales, ricos en azúcares de baja calidad nutricional.

Otros consejos para prevenir la obesidad en los niños

Es importante que realicen al menos una hora de actividad física al día, por lo que si podemos iremos al parque con ellos o a cualquier otro lugar donde puedan practicar ejercicio. También debemos reducir las horas que pasan frente al televisor y al ordenador, como máximo dos horas al día.

Debemos limitar las comidas en restaurantes de comida rápida, y si vamos, decantarnos por ensaladas y postres naturales. Finalmente intentaremos que aumenten el número de comidas en familia, ya que se ha demostrado su efectividad a la hora de controlar el peso en los niños.