Hidratos

Integrales vs. Refinados

integrales

Hemos oído hablar de los alimentos integrales y la importancia de preferirlos sobre los alimentos conocidos como refinados, pero, ¿por qué? ¿Cuál es la diferencia entre los alimentos integrales y los normales?

Empecemos por entender en palabras sencillas que los alimentos integrales son aquellos que se encuentran en su estado natural, es decir, “completos”, por ejemplo, en los granos, no les han eliminado el germen y el salvado en las partes exteriores del grano. Por esto, consideramos alimentos integrales a las legumbres, arroz, pan integral, frutas y verduras que conservan todas sus características nutricionales, las cuales como hemos hablado en su momento, equilibran el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Por el contrario, los alimentos refinados son aquellos que han sufrido ya procesos especiales para su mejor y mayor conservación, así como algunos beneficios adicionales para los productores como ofrecer un mejor sabor o cosas por el estilo, añadiendo componentes artificiales.

Claro, lo que estos productores no mencionan es que luego que un alimento es refinado carece totalmente de fibras, además implica que elementos como los hidratos de carbono sean absorbidos muy rápido, causando un desajuste que está directamente relacionado con la glucosa. Es decir, en términos sencillos, la glucosa es uno de los combustibles más importantes para nuestras células, y al consumir hidratos de carbono, normalmente el cuerpo se toma un tiempo para procesar sus componentes y convertirlas en glucosa. Pero, cuando se consumen alimentos refinados, la absorción ocurre demasiado rápido, y el cuerpo se desajusta al recibir esas grandes cantidades de glucosa “antes de tiempo“, y empieza a producir entonces más insulina de la normal…. Y bueno, la historia termina en enfermedades degenerativas muy típicas de esta era “industrial y moderna”.

Ampliando el título de este artículo, tenemos dos opciones: Alimentos Integrales vs. Alimentos Refinados, ¿cuál eligirás?