Consejos Terapéuticos

Irradiación de alimentos, alimentos irradiados

Irradiación de alimentos, alimentos irradiados. Se consideran alimentos irradiados aquellos a los que se les ha aplicado una radiación ionizante. ¿De qué se trata? ¿Cuál es la necesidad? Precisamente en este post nos dedicaremos a responder esas y otras preguntas.

La irradiación de alimentos es una tecnología capaz de mejorar la seguridad y la vida útil de los alimentos almacenados; el objetivo que se busca al someterlos a este proceso es la disminución o la eliminación de eventuales  microorganismos e insectos. Aunque la palabra irradiación puede atemorizarnos un poco, el propósito es similar al que se busca cuando se somete la leche a pasteurización, sólo que en este caso se extiende a otro tipo de alimentos, tales como frutas y verduras enlatadas, donde la irradiación puede hacer que los alimentos sean más seguros para el consumidor.

Ahora bien: en aquellos países donde los fabricantes de alimentos envasados usan este tipo de tecnología, también tienen leyes capaces de regular las fuentes de radiación que se utilizan para el proceso. Los test y ensayos son exhaustivos en este sentido y sólo debería aprobarse una fuente de radiación para utilizarse en alimentos, después de que se haya determinado que es seguro irradiarlos.

Veamos una síntesis de los propósitos:

  • Prevenir enfermedades transmitidas por los alimentos (ejemplos clásicos son la Salmonella y Escherichia coli).
  • Conservar alimentos; la irradiación consigue destruir o inactivar los organismos que producen la descomposición y como consecuencia se puede extender la vida de los alimentos en la tienda o en nuestra alacena.
  • Controlar insectos; la irradiación también será útil a la hora de destruir insectos en el interior o sobre frutas.
  • Retrasar germinación y la maduración; la técnica también se puede usar para inhibir la germinación (por ejemplo, de los guisantes) y para retrasar la maduración de la fruta y aumentar su duración.
  • Esterilizar alimentos; la ventaja es que luego se pueden almacenar por años, sin refrigeración. Un caso clásico son los alimentos esterilizados que se pueden usar en hospitales para pacientes con sistemas inmunológicos gravemente dañados, como aquellos que  padecen SIDA o que están sometidos a quimioterapia. Los alimentos esterilizados por medio de la irradiación están expuestos a niveles de tratamiento sustancialmente mayores que aquellos que se aprobaron para uso normal.