Verduras

La canela, rica y beneficiosa

Cinnamon sticks and cinnamon powder in wooden scoop

La canela procede de la corteza de un árbol denominado canelo y desde la antigüedad se ha utilizado tanto en la cocina como en la medicina por sus propiedades beneficiosas.

La canela tiene un olor y un sabor muy característico y gusta a casi todos. En la cocina es un condimento que se emplea tanto en la preparación de postres como en platos salados, aunque de forma menos frecuente en occidente que en oriente.

La canela en la cocina se utiliza molida o en rama, especialmente en la elaboración de dulces, arroz con leche o natillas, aunque también se usa para preparar manzanas asadas o unas deliciosas torrijas a las que da ese sabor tan reconocible. En los platos salados se suele poner en los guisos de carne de cordero al estilo árabe.

La canela nos aporta vitaminas C y B1, así como hierro, potasio, calcio y fósforo, aunque en un porcentaje escaso porque se consume en pequeñas cantidades. Gracias a su contenido en compuestos fenólicos y flavonoides, la canela ejerce una beneficiosa acción antioxidante en el organismo.

Se cree que la canela ayuda a metabolizar la glucosa, lo cual es fundamental para las personas que sufren diabetes. Además la canela facilita la digestión y ayuda a evitar algunas molestias como los gases y la hinchazón abdominal. También la podemos echar en algunos alimentos para que no resulten tan ácidos. Además existe el té de canela, el cual se supone que puede aliviar los problemas menstruales.

Las personas con ansiedad o estrés pueden tomar canela porque les ayuda a estar más tranquilos. De todas formas no se debe tomar en exceso porque puede producir reacciones en personas más sensibles.

Si queremos que la canela conserve su sabor y su aroma debemos guardarla en un envase hermético en un lugar sin luz y seco.