Frutas

La cereza

la-cereza.thumbnail

La cereza no sólo es una  fruta roja sabrosa que suele ser utilizada para decorar postres, sino que también es una gran fuente de: vitaminas (A, B y C), calcio, sodio, fósforo, silicio, magnesio, azufre y hierro.

Esta importante combinación de vitaminas y minerales aseguran un óptimo rendimiento cerebral. Al optimizar el rendimiento de las funciones cerebrales, como la memoria, todo aquel que se encuentre en plena época de exámenes debería ingerirla habitualmente

¿Alguna vez se han preguntado qué es lo que le otorga ese color rojo intenso?

Su coloración se debe a que está compuesta por una importante cantidad de hierro. Es por esto que su consumo es ideal para todas aquellas personas que padecen anemia u escasez de minerales en la sangre.

Todas las cerezas, independientemente de a qué variedad pertenezcan, aportan beneficios para tratar naturalmente complicaciones de salud.

Por ejemplo, las que poseen un color rojo similar al de un rubí son ideales para aliviar los problemas de articulaciones como la gota y el reumatismo.

También es recomendada su ingesta para las personas con enfermedades cardíacas puesto que depura y fortalece la sangre así como protege el sistema coronario.

Es tal su poder depurativo al ingresar en nuestro cuerpo que provoca la eliminación del ácido úrico. Antiguamente comer cerezas era el tratamiento más efectivo  para los trastornos urinarios y la eliminación de todo tipo de cálculos.