Consejos Terapéuticos

La comida rápida y la lactancia

la-comida-rapida-y-la-lactancia.thumbnail

 La lactancia materna siempre se ha reconocido como la mejor forma de alimentar a nuestros hijos. Las propiedades de la leche materna son únicas y sus efectos sobre la salud del bebé son más que interesantes. Pero la dieta de la madre puede anular alguna de esas virtudes.

Y una de ellas, quizás de las más importantes, es que el bebé será menos propenso a contraer asma a lo largo de su vida. Pues bien se acaba de demostrar, gracias a un estudio, que el consumo de comida rápida por parte de la madre puede eliminar estos efectos sobre el bebé.

Pero no sólo es la madre la responsable. Si tras 3 meses de ingesta de leche materna el bebé crece y consume comida rápida al menos 2 veces a la semana es más que probable que contraiga asma.

El motivo es el altísimo contenido en grasa y azúcar de esta comida. Se sigue investigando acerca de los posibles nexos entre la dieta y el asma. Por eso hay que vigilar la ingesta de estos productos y limitarla al máximo.

Para la salud de nuestros hijos lo mejor es consumir una comida sana y variada y de comida rápida lo mínimo posible. Sólo así conseguiremos que su salud sea la que debe ser.