Hidratos

La crisis del desayuno

Oriental sweets on a white background

La crisis económica ha influido también en las formas de comer de los españoles. Lo peor es que el desayuno se está resintiendo y las carencias calóricas afectarán, a la larga, a todos los que opten por suprimir esta comida fundamental.

Sólo el 8% de los españoles, comparado con el 11% anterior, desayuna en un bar. El 92% restante lo hace en su casa para ahorrar, pero, en la mayoría de los casos, a menudo por lo temprano de la hora, no se desayuna correctamente.

Andalucía lidera, con un 21%, la cantidad de personas que desayunan en una cafetería. Pero el resto considera que se gasta al día en desayunar en casa en torno al euro con cuarenta céntimos.

Las múltiples opciones que ofrece el mercado, sobre todo a nivel de cereales y preparados, ha provocado que personas que antes tomaban el café y poco más opten por una dieta más sana.

La bollería, las galletas y el embutido han cedido su sitio a la tostada con aceite o mantequilla, la opción más sana de todas. Puestos a escoger promovemos el uso de la margarina que tiene grasas insaturadas. Un yogur sería el complemento ideal para un desayuno perfecto. Recordad que cerca del 20% de las calorías diarias debe consumirse en el desayuno, no lo olvidéis.