Lacteos

La cuajada

la-cuajada.thumbnail

La cuajada es un derivado de la leche que se obtiene mediante la coagulación de esta. La cuajada se suele consumir tal cual y en ocasiones también se elaboran diferentes quesos a partir de esta, siempre eliminando el suero.

Los nutrientes de la cuajada son similares a los de la leche, ya que es un derivado de esta también contiene lactosa, proteínas, calcio y vitaminas de los grupos A, B y D. Su contenido en grasa dependerá si la cuajada es obtenida de la leche de vaca o de la leche de oveja, en el caso de ser obtenida de esta última su aportación en grasa será casi el doble que si se obtiene de la leche de vaca.

Al igual que la leche, la cuajada es un alimento indispensable para nuestra alimentación, sobretodo en las edades más tempranas. Aparte de contener las cualidades nutritivas ya especificadas posee una fácil digestión, al ser coagulada resulta todavía más digestiva que la propia leche. Su contenido en lactosa es importante, con lo cual las personas que sean alérgicas a estas sustancias se les recomienda que no consuman este alimento.

Siempre debe encontrarse bien refrigerada, en los comercios donde la adquiramos deberá estar en un lugar adecuado, como por ejemplo un frigorífico. Como cualquier producto lácteo habrá que fijarse en su fecha de caducidad antes de comprar el alimento y así evitaremos sorpresas inesperadas.

Un alimento además de muy nutritivo de un sabor muy rico, muy recomendable para el verano y para las altas temperaturas que vivimos en estas épocas.