Proteinas

La dorada, un pescado muy sabroso

Marinated gilthead fishes

La dorada es un pescado brillante, de color plata, ovalado y aplanado con un sabor muy especial que se consume sobre todo en los países mediterráneos, aunque también es habitual en el Atlántico.

Se trata de un pescado blanco, es decir, muy poco graso y que es fácil de digerir. La dorada nos aporta proteínas de alto valor biológico, las más recomendables. Entre los minerales destaca su contenido en potasio, fósforo, sodio y magnesio, fundamentales para el organismo. Además contiene vitaminas tan importantes como la A, la E y otras del grupo B.

Una ración de cien gramos de este sabroso pescado nos aporta menos de cien calorías y muy pocas grasas, ideal si queremos mantener nuestro peso o estamos a dieta. Por eso si lo preparamos al horno o a la parrilla y después le añadimos un chorrito de aceite de oliva y limón tendremos un plato muy ligero y rico que podemos acompañar de unas verduras o unas patatas cocidas. Con la dorada también podemos preparar una deliciosa caldereta añadiendo otros pescados, aunque una de las platos más famosos es la dorada a la sal que se prepara al horno.

En las pescaderías podemos comprar dorada salvaje o de piscifactoría, esta última mejor de precio. Si queremos saber si la dorada es fresca tenemos que comprobar que la carne es consistente y las agallas están rojas. Además el olor debe ser agradable y los ojos deben estar brillantes. En la nevera la dorada dura un máximo de un día, por eso si vemos que no la vamos a comer lo mejor es congelarla lo antes posible.

De todas formas uno de los problemas de la dorada es que tiene muchas espinas, por eso podemos pedirle al pescadero que la prepare en filetes o lomos.